Borges esencial y Rubén Darío, del símbolo a la realidad