«Borges esencial y Rubén Darío, del símbolo a la realidad», por Susana Cordero de Espinosa