Hernán Rodríguez Castelo: tras arcos de su catedralicia personalidad