«El Quito de los modernistas», por Carlos Freile Granizo